domingo, 28 de julio de 2013

Borussia Dortmund 4-2 Bayern Múnich: El Dortmund golpea primero

(FOTO: www.stadtmagazin.com)

El primer título de la temporada en Alemania, la Supercopa, se va para las vitrinas del Borussia Dortmund, que suma así su quinto título de Supercampeón. Fue tras un partido intenso, casi impropio de pretemporada y bastante marcado por las ausencias en ambos equipos. Sin embargo, el buen planteamiento de Klopp, especialmente en la segunda mitad, propició la victoria local ante un Signal Iduna Park totalmente entregado a su equipo. 
La primera mitad nos presentó a un Bayern dominador, con el control del partido pero demasiado fallón en transiciones. Pep Guardiola había dispuesto un equipo más acorde con el Bayern del pasado año aunque bajo la manija de Thiago y Kroos en la medular. A su vez, Pep optó por probar esa estrategia que tanto éxito le dio en el Barcelona, utilizando a Shaqiri como falso nueve y haciendo caer a banda a Mandzukic. Todos esos movimientos no le funcionaron al catalán ante un rival bien colocado y, aunque si dominaba, no terminaba de aprovechar las ocasiones y hacer daño.
Buena culpa tuvo también Weidenfeller, el portero local, que parece mantener las buenas sensaciones de la pasada temporada. Con un Dortmund demasiado atrás, renunciando a la posesión y dejándolo todo a la velocidad de sus hombres de ataque en contragolpes, el capitán del Dortmund tuvo que hacer varias paradas de mérito para evitar que el Bayern pusiera tierra de por medio. Sin embargo, sería el propio Dortmund el que se adelantaría pronto en el marcador gracias a un tanto de Reus tras error garrafal del guardameta Starke, que sustituía al ausente Neuer.  El gol, sin embargo, no cambió el plan de. Con un Thiago muy participativo aunque aún lejos de su mejor versión, el Bayern metió atrás al Dortmund, que abusaba de los balones largos, y tuvo opciones de lograr el empate por medio de Mandzukic o Shaqiri. No fue así y se llegó al descanso con la ventaja local en el marcador. 
Tras el descanso, si vimos a un Dortmund más parecido a lo que nos tiene acostumbrados. Con más posesión y creación en mediocampo, sin tanto juego directo y más pausa. En esa versión que a Klopp tanto le gusta. Sahin y Kehl, que había sustituido a Bender, por fin se hacían dueños de la medular y empezaba el recital de Gundogan entre líneas. Sin presión y con espacios, el turco destapó el tarro de las esencias en una segunda parte que le vuelve a consagrar como un talento puro. El Bayern, algo más agazapado, esperaba sus opciones. Y las encontró de mano de un gran Robben que, asistido por Lahm, anotaba el empate. Fueron apenas cinco minutos locos ya que al tanto del holandés le siguió el gol en propia meta de Van Buyten tras un centro de Gundogan. Como si de un nueve se tratara, el central cabeceaba en plancha hacia su portería, volviendo a situar al Dortmund con ventaja. No terminaría ahí. Acto seguido, Gundogan sacaba la varita mágica para anotar un gol colosal desde la frontal del área. En apenas cinco minutos pasábamos del 1-0 al 3-1. 
Después de eso, minutos de tranquilidad para el Dortmund que acabarían dando paso a un partido mucho más abierto. Robben, empeñado en ser el protagonista en esa versión incesante de la temporada pasada, era la amenaza visitante. Y se confirmó con el 3-2 también tras asistencia de Lahm desde la derecha. Pep supo reaccionar y situar de nuevo en el lateral al alemán, donde es el mejor del mundo en ese puesto. Dos goles bávaros y dos asistencias del capitán. Fue ahí cuando el Bayern tuvo sus mejores momentos de la segunda parte, donde parecía capaz de levantar el partido. Sin embargo, en una contra, Reus mataba el partido tras asistencia de Aubameyang, que debutó en partido oficial con el Dortmund. También lo haría poco después Sokratis. Justo antes del gol del crack alemán, Guardiola había optado por poner en el campo a Dante como mediocentro por Kroos. Curioso movimiento que, desde luego, no le salió nada rentable a su equipo. 
El encuentro deja la sensación que, aun siendo aún pronto para conclusiones globales, este Dortmund está preparado para ser la alternativa al Bayern de cara al título de Bundesliga esta temporada. Habrá que ver si es capaz de mantener una línea regular, algo que le costó mucho la pasada campaña, pero por plantilla y posibilidades puede competir con cualquiera.
Por su parte, a Guardiola le queda aún trabajo por delante para conseguir que el Bayern, con muchos automatismos ya adquiridos de tiempo atrás, termine jugando a lo que él quiere. Pudimos ver algunos detalles, pero tendrá que trabajar especialmente en el mediocampo para dotar a este equipo de su sello personal. Thiago y Kroos como pareja de mediocentros plantean muchas dudas ya que ninguno posee una capacidad de trabajo y recuperación para equilibrar el equipo. Y Van Buyten le confirmó que no está para demasiadas batallas de nivel. El partido fue un sufrimiento continuo para el central belga. Arriba, echó mucho en falta a Ribery y la posición del nueve, en teoría Mandzukic, está pendiente. Por supuesto, quedo claro que Neuer bajo palos es fundamental. Starke, a pesar de alguna parada de mérito, no dio el nivel y su error en el primer tanto le delata. Y sorprendió mucho que Guardiola permitiera esa superioridad rival en mediocampo donde el Dortmund acumulaba más efectivos que el Bayern. Siempre fue una de las obsesiones de Pep y anoche, curiosamente, no reaccionó ante el detalle. Bastantes cosas, pues, para solventar de cara al arranque de la Bundesliga. 
Klopp, de esta manera, vuelve a sonreír. Su planteamiento funcionó, no sin algo de fortuna, pero ahí tiene su primer premio de la temporada. Y su capacidad de reacción tras el descanso es digna de elogio. El Dortmund tiene unas señas de identidad ya adquiridas que no debe, ni puede, olvidar. Y con el talento de los Gundogan o Reus todo se hace más fácil. Sin olvidar que faltaban muchos hombres importantes en el equipo como Piszczek y Mkhitaryan. Así pues, primera gran alegría para un Borussia Dortmund que pronostica una temporada preciosa en Alemania…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada