domingo, 12 de mayo de 2013

Sir Alex Ferguson, el adiós de la leyenda

FOTO: www.businessinsider.com

Esta misma semana se hacía oficial una de esas noticias que, aunque sabes que tarde o temprano se confirmarán, nunca terminas de creerte que van a ocurrir realmente. Sir Alex Ferguson anunció su adiós a los banquillos tras 38 temporadas, 27 de ellas a cargo del Manchester United. 

Obviamente, cuando un entrenador acumula los años al frente de un gran club y los títulos que atesora Ferguson, la palabra Mito o Leyenda adquiere un protagonismo mayor. No cabe duda que el caso del escoces es casi único en el mundo del fútbol, y más aún en el actual, tan acostumbrado a devorar entrenadores. Su marcha supone el final de una manera de entender el fútbol y de una política de club que ha convertido al United en el equipo más laureado de Inglaterra junto al Liverpool.

Pero para entender lo que hoy es Ferguson hay que retroceder al principio. Fergie arranca su carrera como entrenador, antes fue jugador en el St. Johnstone y en el Falkirk, en el Saint Mirren donde gana una Liga escocesa en las tres temporadas que ocupó el banquillo. Después, emigra al Aberdeen, donde consigue acabar con la hegemonía del Celtic y el Rangers consiguiendo 3 Ligas, 4 Copas, 1 Copa de la Liga, 1 Recopa y 1 Supercopa de Europa. Sus grandes éxitos en el país pronto llaman la atención de muchos otros clubes europeos. Finalmente, en 1986, es el Manchester United el que consigue hacerse cargo de sus servicios. Ferguson llega a un United que está lejos, muy lejos, de ser el equipo que es actualmente. Desde la gran época de Matt Busby, donde el United había conquistado su primera Copa de Europa entre otros títulos, los diablos rojos no obtenían grandes logros, a excepción de dos Supercopas (1977 y 1983) y tres FA Cup (1977, 1983 y 1985). Por hacernos una idea de lo que era el United, hasta entonces, el número de Ligas del club inglés era de 7 entorchados (títulos de First Division ya que la Premier League llegaría años más tarde). 

Lo de Ferguson tampoco fue llegar, ver y vencer. En sus primeras cuatro temporadas al frente del club y a pesar de lo gastado en fichajes para crear un gran equipo, solo consigue un título más de FA Cup (1989-90). De hecho, ese triunfo sobre el Crystal Palace evitó que el escocés fuera despedido. Sin embargo, a partir de entonces, todo cambiaria para Ferguson. La creación de la Premier League en 1992, en la que el entrenador del United participó activamente, fue decisiva. El aumento en el número de ingresos y el fortalecimiento de la Liga inglesa permitió crear mejores equipos de los que el United fue el gran exponente. Después de la Recopa y la Supercopa de Europa del 91, Ferguson llevaría a Old Trafford su primer título de Premier League en la temporada 92/93, la primera con el nuevo modelo Premiership. 

A partir de ahí solo llegarían éxitos para el Manchester United y Ferguson que acabará llevando a su equipo hasta los 20 títulos ligueros (13 de Premier). El escoces sumará también 10 Supercopas, 5 FA Cup, 4 Copas de la Liga, 1 Mundial de Clubes, 1 Intercontinental y 2 Copas de Europa (1999 y 2008).

Pero el gran cambio, la gran aportación de Ferguson al fútbol y a sus equipos, especialmente el Manchester United, no está en los títulos que son muchos, sino en la concepción, en la manera de entender el fútbol británico y cambiarlo por completo. Su labor, como decía, fue clave para la creación de lo que es hoy la Premier League. Ferguson entendió que el fútbol inglés debía prosperar si quería pelear con las grandes Ligas y conquistar títulos en Europa. Además del cambio a la Premier, Ferguson se dio cuenta de que, sobre todo en Europa, el estilo de juego británico no obtenía frutos ante modelos mucho más avanzados táctica y futbolísticamente y apostó por un estilo que combinara el futbol directo típico de los ingleses con un juego mucho más elaborado y, sobre todo, mucho más por abajo. A pesar de unos últimos años con una idea algo más conservadora, el estilo del United de Ferguson fue muy alabado en el continente por su belleza y espectacularidad. Incluso, Ferguson fue el padre de una generación de futbolistas jóvenes excepcionales que llevaron al Manchester United a las cotas más altas y que fue conocida como los “Fergie Babes”, liderada por Ryan Giggs y David Beckham.

Tras todo eso y llevar al Manchester United a ser uno de los clubes más poderosos y laureados del continente, Ferguson decide poner punto y final a su carrera. A partir de ahora, ocupará un puesto dentro del club inglés ya alejado de los grandes focos y de los banquillos. Sin embargo, su recuerdo y su legado quedan para siempre junto con la admiración del mundo del fútbol y de sus seguidores. Y es que su carácter nunca dejó indiferente a nadie. Amado y odiado casi a partes iguales. Le han tildado de ser abusivo, borde, borracho y hasta de manejar los comités de la Premier. Pero al final, y es lo importante, se lleva el respeto de todos. 

Esta misma tarde se despide de Old Trafford levantando su último título de Premier. Seguro que serán momentos muy emotivos tanto para el como para un estadio y una afición que le idolatra. Y es que se va uno de los grandes entrenadores de la historia de este deporte. Hasta siempre, Sir Alex…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada